3 pasos para tener una piel perfecta después del verano

Apagada, seca, tirante y con poca vitalidad. ¿Ese es el aspecto de tu piel tras volver de vacaciones? En estos meses de verano nos exponemos a los rayos del sol, al salitre del mar y al cloro de las piscinas. Por eso, en la época estival, es normal que la salud de nuestra piel pueda verse ligeramente afectada. Y es que existen muchos más agentes externos que pueden afectar nuestra dermis y hacer que luzca peor que en otras ocasiones. Todo tiene solución, solo hay que detectar el problema y ponerse manos a la obra. ¿Te animas?

El resultado de estas agresiones es una deshidratación progresiva que puede llegar a afectar a las capas más profundas de la piel. El problema se acusa más si la piel, de por sí, tiene tendencia a ser más seca o estás pasando por una época de cambios hormonales, como puede ser el posparto o la menopausia, en las que se produce una caída de estrógenos, ya que las hormonas favorecen la producción de colágeno y la regeneración de la piel.

Por eso, es aconsejable iniciar un programa de recuperación, que permita prolongar el bronceado y, principalmente, devolver la hidratación y la suavidad a la dermis. Para devolver la elasticidad a la piel y mejorar su aspecto hay que nutrirla bien por dentro (bebiendo mucha agua y comiendo sano) y por fuera (con cremas o lociones específicas para pieles secas y delicadas). A esto puedes añadirle algún tratamiento de belleza que te ayude a lograr una piel más jugosa y luminosa.

En este final del verano debes utilizar algunos tratamientos y rutinas que te van a ayudar a mejorar el aspecto de tu piel. Te traemos los mejores consejos para que aprendas a cuidar tu piel. ¡Toma nota! Te contamos 3 imprescindibles para lograr que tu cutis luzca como el de un bebé.

  1. Exfoliación de la piel

En estos meses, seguro que te has relajado un poco con las rutinas diarias de cuidados de la piel. Para que tu piel vuelva a ser la de siempre, lo primero y muy importante es una buena exfoliación. De esta manera, eliminarás las células muertas, las impurezas y afinarás el poro. Así logramos una superficie de la piel más uniforme y suave y, por supuesto, más preparada para los tratamientos. Tendrás que buscar el exfoliante más adecuado para tu tipo de piel: sensible, secas , grasas y mixtas. Las mascarillas exfoliantes también pueden ser un gran aliado para conseguir el resultado que deseas. Y si en lugar de comprar los exfoliantes y hacerlo en casa prefieres que la exfoliación y limpieza de la cara sea más profunda no dudes en consultar en Peluquería Pandora, ya que disponen de tratamiento de limpieza facial.

Una buena exfoliación permite limpiar la piel en profundidad mejorando su oxigenación. Lo que contribuye a la regeneración de nuestro cutis mediante la formación de nuevas células y fibras de colágeno.

Con este primer paso, prepararás la piel y lograrás que tu tono de piel y bronceado parezcan más uniformes. Darás un extra de luminosidad, brillo y de tersura, por lo tanto, ¡es imprescindible!

  1. Hidratación profunda

La deshidratación es uno de los principales males del verano. Y es que el calor y la sal del mar producen una deshidratación interna, que, por supuesto, se ve también en el exterior. Por eso, lo ideal ahora es aumentar la hidratación de nuestro cuerpo tanto por dentro como por fuera. Para ello deberemos:

  • Hidratación interna: Aumentar el consumo de agua o líquidos para conseguir que nuestro organismo esté perfectamente hidratado desde dentro. Los expertos recomiendan tomar dos litros de agua al día para lucir un cuerpo sano.
  • Hidratación externa: Para cuidar de forma adecuada nuestra piel después de exfoliarla lo más adecuado es utilizar un serum hidratante antes de la crema y si contiene ácido hialurónico y ceramidas mucho mejor, ya que garantizan una correcta hidratación. Al serum y a la crema, una o dos veces por semana, es aconsejable que les añadas el uso de mascarillas hidratantes. Estas mascarillas también las puedes preparar en casa con ingredientes como el aguacate, el aloe vera o el aceite de oliva.

A la hidratación de día, es recomendable que añadas la de la noche. Después del verano y más que nunca, no debes olvidar el uso de una crema de noche que favorezca la reparación de la piel mientras descansas. Y es que, durante la noche, los mecanismos de reparación y detoxificación de la piel se ponen en marcha. Tu tratamiento de día junto con el de noche aportarán la nutrición extra que tu cutis necesita en estos momentos.

Si aún así, consideras que no logras el resultado deseado puedes optar por tratamientos como la mesoterapia infiltrada facial disponible en Centros Único para regenerar tu piel y aportarle más luminosidad. Y si lo que buscas en un tratamiento iluminador personalizado puedes acudir a Centros Ideal. Los dos tienen establecimiento en GranCasa.

 

  1. Eliminar las manchas

El problema más inmediato de abusar del sol es el fotoenvejecimiento cutáneo y la aparición de manchas en la piel. Estas aparecen principalmente en cara, cuello y manos, haciéndonos parecer mucho mayores.

Prevenirlo es lo más importante por eso, debes utilizar fotoprotector solar durante todo el año, pero especialmente en verano. El sol acentúa las manchas ya existentes haciendo que adquieran un tono aún más oscuro. Para atenuarlas debes utilizar productos despigmentantes, al menos durante 6 semanas de forma continuada para lograr que las manchas se vayan aclarando y nuestra piel adquiera un tono uniforme.

En solo tres pasos, recuperarás la luminosidad y jugosidad de la piel logrando un aspecto mucho más joven. ¡Ponte en marcha! Y lograrás un cutis perfecto.

Publicación
02 de septiembre de 2021
Categorías
Belleza Salud
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio