7 propósitos de nuevo curso que te ayudarán a sentirte mejor

Septiembre es el mes de decir adiós a las vacaciones de verano y dar la bienvenida a los inicios. Es el momento de planificar cómo queremos que sea ese arranque y los propósitos que nos vamos a plantear. Eso sí, se trata de cumplirlos y no desistir al poco tiempo.

Mantener una alimentación equilibrada, hacer ejercicio, respetar el descanso y las horas de sueño o afrontar las adversidades con una actitud positiva son algunas de las recomendaciones más habituales que se nos ofrecen en esta época del año. Si los mencionamos desde la distancia de la rutina y cotidianidad del día a día parece muy sencillo llevarlos a cabo. Sin embargo, la realidad se impone ya en los primeros días de trabajo. ¡No dejes que estos propósitos se queden en una mera declaración de intenciones!

Si hablamos del top 5 de propósitos de todos los meses de septiembre encontramos: ir al gimnasio, aprender un nuevo idioma, ahorrar, especializarse o buscar un trabajo. Aunque hoy vamos a pensar en esos que nos pueden hacer sentir mejor en nuestro día a día. Lo más importante es que nos planteemos objetivos SMART (Específicos, Medibles, Alcanzables, Relevantes y con una temporalidad específica). Por eso te planteamos 7 propósitos al alcance de todos.

  1. Practicar ejercicio (moderado)

Hacer ejercicio quema grasa y libera endorfinas. Por lo que te ayuda a estar en tu peso ideal y te proporciona una buena dosis de bienestar emocional. Aunque te muevas mucho en tu día a día (trabajo, niños, casa, trayectos…) necesitamos un momento específico para la actividad física. ¡No hay que correr antes que andar! Como en el resto de propósitos, los objetivos y retos deben ser realistas, que vayas a poder cumplir y que vayas incrementando poco a poco. No es necesario ir al gimnasio. Es igual de sano y efectivo hacer una tabla sencilla en casa o cambiar tus hábitos diarios para andar más. Es suficiente si caminas todos los días 45 minutos seguidos, cambias el ascensor por la escalera y te bajas del autobús o del metro dos paradas antes de llegar a tu destino. Lo importante aquí es la constancia y no la cantidad.

  1. Cuídate por dentro y por fuera

Lo ideal es que hagas cinco comidas al día. Come de todo, pero no en exceso. En una dieta equilibrada debes incluir todos los grupos de alimentos y las cantidades suficientes de nutrientes para que el organismo pueda realizar todas sus funciones. Evita en la medida de lo posible las grasas saturadas, los alimentos preparados, los fritos y el exceso de sal. Y no te olvides de las frutas.

Hidratarse bien es fundamental para nuestro organismo. Aunque el agua está presente en frutas y vegetales, zumos, incluso en los tés y el café, es muy importante que bebas unos dos libros de agua al día.

Y no te saltes las rutinas de belleza, principalmente las de la noche. Tu rostro te lo agradecerá.

  1. Duerme bien y acuéstate temprano

Importante: dormir poco y mal engorda. La falta de sueño altera la parte del cerebro que nos ayuda a tomar decisiones. Esas alteraciones te pueden incitar a consumir más grasas y menos hidratos de carbono. Por ejemplo, las personas que se acuestan más tarde consumen unas 250 calorías más que las que se van pronto a la cama.

Si duermes bien y descansas las horas necesarias, tu piel te lo agradecerá. Será la gran beneficiada ya que durante la noche las células de nuestra piel se regeneran más rápidamente. Un proceso que se lleva a cabo principalmente de 12 de la noche a 4 de la madrugada.

7 propósitos de nuevo curso que te ayudarán a sentirte mejor

  1. Ahorra sin dejar de disfrutar

Cocinar más, organizar cenas en casa, comparar precios, hacer la lista de la compra o fijarte en los descuentos y promociones y no ceder a los impulsos te puede ayudar a ahorrar. La organización y constancia es primordial. Lo ideal es que apuntes lo que te gastas en ocio, ropa, cultura, comida…Para que funcione debes plantearte unos objetivos mensuales y una vez completadas las 4 semanas hacer balance.

  1. Dedícate tiempo a ti

Leer, ir al cine, hacer running, quedar con las amigas, visitar un museo, ir al gym…Guarda al menos dos horas a la semana para hacer lo que más te gusta. Ya sea sola o acompañada, dedícate un tiempo para ti. Te ayudará a sacar fuera el estrés.

  1. Deja de quejarte

Positivismo, ante todo. Mantener una actitud positiva y motivacional nos ayudará. Es importante cambiar nuestra percepción. Si lo piensas, la lista de quejas diarias es infinita. Plantéate la posibilidad de estar al menos 3 semanas sin quejarte en voz alta, dejarás de hacerlo mentalmente, verás los problemas de forma más realista y te sentirás más optimista y alegre.

  1. Aprende algo que te guste

Un idioma, cocinar, coser, ampliar tu formación académica…Seguro que si lo piensas y haces una lista te das cuenta de que tienes muchas inquietudes. Pero no te pongas con todas a la vez. Elige una y hazle un hueco dentro de tu agenda. ¡No esperes al próximo lunes! Si te apasiona lo que eliges, te lo tomarás más en serio. Si apuestas por una mejor preparación, te ayudará a crecer profesionalmente. ¡Te compensará y mucho!

¡Añádelos a tu rutina, sé constante y adquiérelos como un hábito!

7 propósitos de nuevo curso que te ayudarán a sentirte mejor

Publicación
08 de septiembre de 2021
Categorías
Lifestyle
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio