Aprende a cuidar tu espalda

Una mala postura al dormir, horas y horas de series en el sofá, la falta de actividad física, el teletrabajo… pasan factura a nuestra espalda. Si ya lo has notado y has empezado a sentir las primeras molestias en cervicales y lumbares consecuencia del confinamiento, es el momento de que tomes nota de cómo cuidar tu espalda. ¡Es muy fácil!

Buenos hábitos para cuidar tu espalda

Sabemos que muchos les ha pillado el teletrabajo sin una silla en condiciones como la de la oficina. Si este es tu caso, intenta al menos elegir una silla para trabajar en la que puedas mantener tu espalda recta, cuya altura esté equilibrada respecto a tu mesa de trabajo y que te permita apoyar los antebrazos de forma natural, para que así tus hombros no estén continuamente en tensión. Intenta, además, que la pantalla de tu ordenador esté a unos 45 centímetros de tus ojos de forma que no obligues a tu cabeza a mirar hacia abajo. Intenta, también, apoyar los dos pies en el suelo y no cruzar las piernas.

Es recomendable también, que te levantes cada 60-90 minutos para caminar un poco y realizar estiramientos de brazos, cuello, etc.

Cuidar tu espalda mientras estás en el sofá es más difícil, porque tendemos a adoptar malas posturas casi automáticamente. Lo ideal sería apoyar toda la columna usando cojines en las lumbares para respetar la forma natural de la espalda.

Por último, para cuidar tu espalda mientras duermes, los expertos recomiendan dormir hacia arriba ya que es la posición menos agresiva para nuestra espalda.

Estiramientos para cuidar tu espalda

Al finalizar tu jornada laboral hay actividades como el yoga o el pilates que pueden ser tus grandes aliados para cuidar tu espalda, fortalecerla y hacer que tus dolores de espalda desaparezcan. Ponerlas en práctica es muy sencillo y no es necesario ser un experto en ninguna de estas disciplinas. Aquí te explicamos algunas de ellas:

Postura de la cobra: Colócate tumbado boca abajo y desde esta posición intenta levantar tu torso lo que te permita tu espalda, sin forzar o hacerte daño, ejerciendo fuerza con la espalda baja. Este ejercicio te permitirá fortalecer los músculos lumbares y de esa forma evitarás que se carguen cuando adquieras malas posturas.

Postura del gato: colócate de rodillas, apoyando las manos en el suelo, con una separación correspondiente a la anchura de tus caderas y la cabeza alineada con la columna. Inspira y expira arqueando y estirando la espalda, hundiendo el abdomen y metiendo la cabeza entre los hombros.

Estiramientos laterales: siéntate en el suelo, apoya un brazo en el suelo y estira el contrario por encima de tu cabeza queriendo tocar el brazo que tienes apoyado en el suelo. Este ejercicio te ayudará mucho a eliminar tensión acumulada en la parte dorsal de tu espalda.

Esperamos que os hayan gustado estos consejos para cuidar vuestra espalda. No dejéis de ponerlos en práctica pues ganaréis en salud y, en definitiva, en bienestar, y además eso también hará que os encontréis en mejor forma física cuando podamos salir a la calle y recuperar nuestras rutinas.

 

Categorías
Salud
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio