Ayuno intermitente. ¿Sí o no?

Muchas personas enlazan una dieta tras otra, durante toda su vida, para mantenerse en el peso adecuado. Hay personas que optan por quitarse los caprichos de chocolate, otros toman té rojo y otros deciden cenar fruta o una ensalada ligera. Las estrategias son múltiples y variadas.

A eso hay que añadirles que, cada cierto tiempo, surgen nuevas corrientes para intentar adelgazar. Hace unos años llegaron firmas que prometían resultados milagrosos con complementos alimenticios, también apareció la dieta Dukan, alta en proteínas… El último grito en estas dietas es el ayuno intermitente; sobre el cual os vamos a dar un poco de información en el artículo de hoy, analizando los pros y contras.

 

Razones para apoyar o no la «moda» del ayuno intermitente. Comenzamos analizando los pros, para empezar con buen pie.

 

  • Si lo que buscas es perder peso rápidamente, el ayuno intermitente es una gran opción porque es realmente es efectivo. Se basa en que cuando comemos, lo hacemos con un menú copioso y nos saciamos; después pasamos muchas horas sin comer y es ahí en donde se produce un acelerado consumo de calorías.

 

  • Mejora la regeneración celular. Este proceso es conocido como autofagia y también se puede conseguir con el deporte intenso y cualquier tipo de actividad física realizada con regularidad.

 

  • Es más fácil de llevar porque no es como la dieta tradicional. La dieta tradicional se basa en comer mucho más saludable y reducir los caprichos a cero. En este caso se puede comer de todo, pero solo en lo momentos adecuados y prefijados.

Ayuno intermitente. ¿Sí o no?

A continuación, llega el turno de enumerar las desventajas del ayuno intermitente

 

  • Es una mala dieta cuando estamos en fase de hipertrofia muscular porque no nos ayudará a aumentar la masa. Cuando falla la ingesta de combustible, calorías en este caso, es muy difícil sacarle partido al gimnasio. Aún así, si lo que buscamos es tonificar o perder la grasa acumulada, sigue siendo una buena opción

 

  • Molestias estomacales: las comidas copiosas que realizamos en las horas prefijadas no son recomendables para todas las personas, ya que a veces generan pesadez de estómago o incluso acidez gástrica. La mejor recomendación que os podemos hacer es que comáis con calma, masticando bien cada alimento, para ayudar al sistema digestivo.

 

  • Ansiedad inesperada: las personas a veces se obsesionan con lo lento que pasa el tiempo hasta la siguiente comilona, lo que los lleva pronto a comer entre horas y a incumplir con la dieta de ayuno intermitente. Para esos casos, parece que no es una buena opción.

 

Si, una vez ponderados los pros y contras de la dieta de ayuno intermitente, sigues convencido de querer comenzar con este régimen, os aconsejamos leer el resto del artículo. En esta segunda parte os explicamos los mejores trucos para llegar a buen puerto con el ayuno. ¿Estás preparado?

 

  • Comienza el día bebiendo un vaso de agua en ayunas, que es de vital importancia para mantenernos hidratados durante nuestras horas de ayuno. Deberemos seguir bebiendo líquidos el resto del día y tenemos que hacer un esfuerzo especial por tenerlo muy presente.

 

  • Cuando comas, concéntrate en comer y en cada bocado. Es el premio a tu perseverancia. Hay que aprovechar todos los sabores y texturas para volver a comenzar con el ciclo de ayuno con energía y buen ánimo.

 

  • Ten paciencia hasta que tu cuerpo se adapte a este nuevo régimen alimenticio que se basa en largos lapsos de tiempo sin ingerir ningún alimento. Puede llevarnos cuatro o cinco semanas, y es lógico y normal.

 

  • Y recuerda que las comidas copiosas no deben ser sinónimo de atracones de comida porque así solo conseguiremos que nos duela el estómago y sentimientos de culpabilidad.

 

  • Cuando te entre un ataque de hambre entre horas, “medita todo lo que has conseguido”, como decía Tyler Durden en El Club de la lucha, y mantén tu mente ocupada para superar momento de ansiedad.

 

  • Regálale a tus amigos todos los vicios que tienes en la despensa: cereales de chocolate relleno, napolitanas, donettes, galletas con chocolate y chucherías. Tus amigos te lo agradecerán y también tu dieta estricta lo celebrará porque esos alimentos son los que nos inducen a comer entre horas.

 

  • Colóca una pizarra o cartel en el estudio o en la cocina y ve marcando los días que vas superando. Eso te animará a seguir con tu ritual y te llevará hasta la meta final.

Ayuno intermitente. ¿Sí o no?

Con todos estos consejos y, si tienes claros los pros y contras de la dieta de ayuno intermitente, seguro que consigues tu objetivo. De todas formas, lo mejor es contactar con un endocrino o un nutricionista para saber cuál es la dieta o régimen que más nos conviene para lograr lo que nos pretendemos: ya sea adelgazar, tonificar, hipertrofiar y ganar masa muscular, o mantenernos en la el peso deseado.

Publicación
21 de noviembre de 2021
Categorías
Salud
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio