Bésame mucho, ¡hoy más que nunca!

“Bésame…bésame mucho…” Ya lo decía la canción que recordamos con la sensualidad de Sara Montiel. Tal es la certeza de sus letras que ha sido versionada mil veces y traducida a 20 idiomas. Está claro que los besos mueven y sus beneficios mucho más. Y así y, por ese motivo, hoy estamos celebrando el Día Internacional del Beso.

Este gesto que todos o, mejor dicho, la mayoría realizamos todos los días, acelera la frecuencia cardiaca y estimula el metabolismo. Cuando besamos la serotonina, la dopamina y la oxitocina aparecen provocando una lluvia de hormonas, son las que desatan el sentimiento de felicidad. Es por eso, que las personas besuconas sufren menos depresiones e hipertensión.

Muchos beneficios, pero… ¿crees que dar besos puede alargar la vida? Investigadores estadounidenses aseguran que quien disfruta de ellos y los da frecuentemente puede llegar a vivir hasta 5 años más, que los que optan por no darlos.

Y es que los besos forman parte de la naturaleza humana, por muchas connotaciones espirituales y románticas que queramos darles, realmente, responden al instinto animal. Es una forma de fortalecer la relación entre dos personas. Si a algo técnico nos refiriésemos, hablaríamos del beso como una herramienta de supervivencia de la especie, porque ayuda a establecer vínculos emocionales con otras personas.

Tipos de besos

Tanto dar como recibir un beso puede ponerte la piel de gallina, sobre todo, si es una persona especial la que te lo da. Un beso muestra amor, cariño, afecto en general y, por eso, hay besos de muchos tipos. Todo depende de quien sea el que está al otro lado.

  1. Beso en la frente

Es el que muestra admiración y respeto. Una increíble muestra de ternura y protección. Lo más habitual es que se de entre padres e hijos, pero puede darse entre amigos o, incluso, entre los miembros de una pareja. No es un beso que se suela dar habitualmente, pero expresa muchísimo porque desnuda el alma y entrega sentimientos muy positivos.

  1. Beso francés

Se podría decir que es el beso más romántico. Se asocia con la pasión, porque es ese beso en el que las lenguas se entrelazan. Este es el principal motivo, por el que muchos lo denominan beso con lengua. Se da entre dos personas que tienen un sentimiento fuerte, suele ser la expresión de un gran amor.

Bésame mucho, ¡Hoy más que nunca!
Imagen: Pexels, de Pavel Danilyuk
  1. Beso en la mejilla

Estamos hablando de un clásico. Es el que utilizamos para saludar, concretamente en España, uno en cada mejilla. En otros países con uno basta, pero en Holanda, prefieren tres.

Aunque suele utilizarse para saludar los familiares lo emplean para mostrar su cariño, incluso, las parejas en alguna situación concreta lo usan para mostrar su amor.

  1. Beso en la mano

Antiguamente se utilizaba más, pero hoy en día también se puede ver en ambientes más formales. El beso en la mano denota elegancia, respeto y educación. Históricamente, se asocia a los galanes de cine para seducir a las damas. Además, de en estas situaciones este beso es un acto de ternura.

  1. Un pico

Es ese beso que utilizan las parejas para mostrar su amor, pero sin interactuar sus lenguas. Cada vez más, el ‘pico’ o ‘piquito’ también se utiliza entre amigos para saludarse y demostrar el cariño que se tienen. En cualquier caso, siempre es una señal de atracción entre dos personas.

Besos que han hecho historia

La historia nos ha dejado en la retina ciertos besos que nunca se olvidarán. Están esos besos de película de las películas en blanco y negro que marcaron a varias generaciones como el que Humphrey Bogart e Ingrid Bergman se dan en Casablanca o el de Audrey Hepburn y George Peppard en Desayuno con Diamantes, por ejemplo. Pero hay muchos otros en películas tan icónicas como ‘Romeo y Julieta’, `Pretty Woman’, ‘Titanic’ o ‘Mi Chica’.

Pero no solo los besos de película son los que recordamos, el más mítico es el que un marine dio a una enfermera en Nueva York, en el cruce de Broadway con la Séptima Avenida. Fue el 14 de agosto de 1945, día en el que se anunció la victoria en la Segunda Guerra Mundial, después de lanzar dos bombas atómicas en Japón. Dos fotógrafos inmortalizaron este momento que apareció en la revista Time y en el New York Times. Y es que siendo uno de los besos más míticos de la historia, estaba claro que se iban a crear multitud de historias e hipótesis sobre el momento. No se sabe seguro si estaba preparada o no, pero sí la hora a la que fue tomada. Concretamente, se hizo a las 17:51, una hora antes de la rendición de los japoneses. Los protagonistas fueron complicados de encontrar, porque muchos dijeron ser los protagonistas, aunque los verdaderos se cree que fueron Carl Muscarello y Greta Zimmer, quien en realidad no era enfermera, sino asistente dental. En 1980, ella dijo en la revista Life, que fue un beso totalmente casual y que nunca más volvió a saber de aquel marinero.

Bésame mucho, ¡Hoy más que nunca!
Imagen: Pexels,de Yan Krukov

Seguro que después de haber leído todo lo anterior te han entrado ganas de besar. Nosotros te recomendamos ir al cine para descubrir más momentos idílicos. Y, por supuesto, recrearlos después. Puedes hacerlo en una tarde en GranCasa tanto de compras como cenando, tomando algo o disfrutando con los pequeños de la casa en la segunda planta. ¡ Besa mucho y vivirás cinco años más, que los no besucones!

Publicación
13 de abril de 2022
Categorías
Lifestyle
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio