¡Bienvenido otoño!

Imagen: Unsplash

El otoño es una estación que asociamos de forma consciente e inconsciente a la vuelta a la rutina y la normalidad. El verano y las vacaciones ya forma parte del pasado y hemos exprimido cada minuto de ocio que hemos tenido a nuestra disposición. Ahora, los niños vuelven al colegio, los jóvenes y no tan jóvenes a la universidad y el resto de personas salvo los jubilados, al trabajo.

Sin embargo, hay que tomarse la vida con filosofía y el optimismo es una buena manera de hacerlo. La estación del otoño tiene asociadas también buenas connotaciones que os vamos a desmenuzar en el artículo de hoy. Atención porque habrá varias sorpresas y, por ejemplo, ponemos la guinda con una pequeña escapada por el norte de España que debe hacerse en los meses de octubre o noviembre para aprovecharla al máximo.

En primer lugar, volver a la normalidad e imponerse retos como recuperar la línea o tonificar los músculos, lejos de ser una carga, con una excelente manera de expresar nuestra vitalidad. Ahora es momento de ponerse objetivos asequibles para llegar a la meta final sin contratiempos. Conforme los resultados se hagan visibles iremos cogiendo motivación extra y para entonces, las tapitas del bar y los excesos veraniegos habrán pasado a un segundo plano.

Volver a casa después de unas semanas fuera del hogar también es algo muy agradable, y se aprecia más conforme nos hacemos mayores. Al final, no se duerme en ningún sitio mejor que en la propia cama, y si hemos estado yendo a muchos restaurantes, incluso tendremos ganas de ponernos a cocinar comida saludable y a hacer recetas al horno o recetas de repostería.

Bienvenido otoño
Imagen: Unsplash

Otro motivo para estar de enhorabuena en otoño es el descenso gradual de las temperaturas. El verano de 2022 ha sido el más caluroso desde que la Humanidad almacena registros del clima y todos tenemos ganas de que el mercurio se modere.

Os recomendamos también hacer una pequeña fiesta de fin de verano. Invitad a vuestros amigos a casa, decoradla con motivos tropicales y preparad comida divertida para que el trauma post vacacional sea más llevadero. Además, seguro que todos nuestros amigos se llevan una grata alegría.

Finalmente, para los optimistas empedernidos y a la vez amantes de la Navidad, hay que pensar que en los meses venideros los anuncios de juguetes, colonias y regalos varios inundarán los canales de televisión. Se acerca, de forma imparable, la época más mágica del año, y antes de que uno se quiera dar cuenta, las luces navideñas adornarán las calles más céntricas y concurridas de la ciudad.

 

El otoño más instagrameable: la Fábrica de Armas de Orbaizeta y la Selva de Irati.

Hay zonas, regiones y pueblos que, aunque se pueden visitar a lo largo de todo el año, tienen unas fechas clave en las que brillan en todo su esplendor. La Selva de Irati, en la Comunidad Autónoma de Navarra, es uno de esos rincones de naturaleza en los que el otoño aplica un barniz de misticismo y belleza. Todos los bosques caducifolios de aquella área navarra se tiñen de colores rojizos, ocres, amarillos y anaranjados creando estampas absolutamente bellas y que podemos inmortalizar con nuestras cámaras de fotos. Allí se puede disfrutar de un romántico picnic con la pareja, aunque eso sí, hay que evitar hacer fuego y debemos evitar a toda costa dejar desechos sobre la pradera.

Destinos de Navarra que visitar desde Zaragoza
Selva de Irati. Fuente: selvairati.com

Si partimos desde Zaragoza, lo ideal es hacer una noche, como mínimo, en aquella región, y al día siguiente la recomendación es visitar la fábrica de armas de Orbaizeta, que tiene una arquería preciosa sobre un arroyo en la que se sacan las mejores fotografías imaginables. Bien es cierto que a esta fábrica de armas no le afecta el componente del otoño como punto a tener en cuenta, pero si el viaje incluye dos jornadas, merece la pena acercarse hasta este lugar porque está relativamente próximo de los puntos de interés de La Selva de Irati.

De regreso a Aragón, también conviene detenerse en Sos del Rey Católico, que es un precioso pueblo de las Cinco Villas repleto de calles monumentales y mucha tradición.

Queda patente que el otoño tiene también cosas buenas y que la marcha del verano 2022 no debe ser un motivo de tristeza. El ciclo no para y cada día falta menos para las próximas vacaciones. Aunque lo más importante es tener presente que el año tiene sus momentos y que hay que aprender a disfrutarlos todos, porque seguimos siendo incapaces de controlar el tiempo. ¡A disfrutar del otoño, y de lo que vendrá!

Publicación
23 de septiembre de 2022
Categorías
Lifestyle
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio