Cómo hacer helados ricos y saludables en casa

Cuando el calor aprieta y las temperaturas se disparan, los helados son un excelente bálsamo. Sin embargo, muchas personas preocupadas por su salud o la de sus hijos descartan los helados industriales por la gran cantidad de amalgamantes, saborizantes y alto contenido en azúcar que contienen.

Por eso, en el artículo de hoy os vamos a dar una serie de pautas para poder hacer helados ricos y saludables en casa y sin la necesidad de utilizar máquina. Helados con un sinfín de sabores naturales y con la garantía de que podremos disfrutar de un postre de lo más saludable e igual de refrescante que los helados de toda la vida.

 

Rápido y sencillo

La receta general sirve para la mayor parte de los helados y es la que vamos a explicar al comienzo, para luego facilitaros algunas ideas de sabores y combinaciones con las que sorprender a los más pequeños de la familia o a los invitados.

Los ingredientes necesarios son 2 tazas de leche en polvo, dos tazas de nata, 1 toque de azúcar blanco al gusto, ocho claras de huevo y luego la fruta o condimento que elijamos.

En primer lugar, debemos batir las claras y el toque de azúcar con una batidora de alambre hasta que adquiera un color amarillo y es en ese preciso instante cuando añadiremos la nata y la leche en polvo hasta que toda la mezcla se espese.

A continuación, lo mezclaremos con la fruta triturada o los trocitos de tableta de chocolate, galletas cookies desmenuzadas o el cacao en polvo, y los batiremos de forma conjunta para que quede una masa de lo más uniforme posible.

El punto final es introducirlo en un recipiente de plástico y meterlo en el congelador. Se recomienda sacar el contenido cada 45 minutos y removerlo para conseguir una textura mucho más cremosa. Con repetir este proceso unas 4 veces tendremos el helado listo para consumir. Como veis, un proceso no muy tedioso y realmente sencillo de poner en práctica.

Cómo hacer helados ricos y saludables en casa

Algunos sabores naturales

Ahora os dejamos algunas ideas de helados de sabores:

  • Helado casero de fresa: las fresas son una fruta con un sabor y un color muy intensos que, combinada con nata, se ha convertido en uno de los helados clásicos de todos los veranos. Puedes ponerle también almendras laminadas.
  • Helado casero de chocolate negro belga: el chocolate belga destaca por su toque amargo y su alto porcentaje de cacao, siempre superior al 70%. Os recomendamos poner algunos trocitos de la tableta para que crujan en cada mordisco.
  • Helado casero de chocolate blanco y cerezas: las cerezas son una fruta muy dulce que, convertida en mermelada marida de maravilla con este helado de chocolate blanco.
  • Helado casero de plátano y galletas con chocolate: este helado está inspirado en una tarrina muy conocida en la que aparece un simpático mono. Las cookies trituradas o desmenuzadas le darán el toque ideal para los más golosos.
  • Helado casero de mango y kiwi: un chispazo tropical con este helado refrescante y con sabores 100% naturales provenientes de las frutas exóticas.
  • Helado casero de limón: el helado más refrescante de toda la carta. Este postre de cítricos nos ayudará a combatir el calor como si se tratase de un granizado de limón.

Y, cómo no, siempre puedes combinarlos con toppings como Lacasitos, sirope de fresa, dulce de leche o chips de chocolate. Aunque todos ellos contribuirán a hacer que el helado casero sea un poco menos saludable, ya que tienen más azúcar y conservantes, y nuestro postre deja de ser 100% natural.

Queda claro que comer helado no es siempre sinónimo de calorías y que, con un poco de esfuerzo, podemos hacer nuestros propios helados en casa. Más sanos que los que podemos encontrar en cualquier bar o supermercado. ¡Disfruta sin preocupaciones de estos helados caseros!

Cómo hacer helados ricos y saludables en casa

Publicación
14 de julio de 2021
Categorías
Recetas
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio