Cómo prevenir los resfriados del otoño

Todos y cada uno de nosotros hemos aprendido mucho a lo largo del último año y medio de pandemia acerca de cómo esquivar los gérmenes y virus del resto de personas que nos rodean. A pesar de todo, todavía hay algunos contagios inevitables, cabos sueltos y la temida mala suerte. Por eso, en este artículo os vamos a recordar una serie de trucos y consejos de comportamiento para evitar pillar un resfriado a lo largo de esta temporada otoño – invierno. Si eres de aquellos que termina pillando un “gripazo” tarde o temprano cuando llegan los fríos, este artículo te interesa de verdad.

Algunos consejos sencillos

  • En estas primeras semanas de otoño, sobre todo en las horas centrales del día, todavía es habitual el uso de los aires acondicionados. También podemos toparnos con el aire funcionando a pleno rendimiento nos subimos a un taxi, ya que el taxista pasa muchas horas dentro del vehículo y al sol. La recomendación para esos momentos es ponerse una chaquetilla de entretiempo, ya sea una chaqueta vaquera, una bomber de tela fina o una sahariana, y protegerse el cuello con una pashmina o un pañuelo (las bufandas mejor reservarlas para el puro invierno)
  • Lavarse las manos: hace apenas un par de años, tan solo llevaban gel hidroalcohólico los turistas de nuevo cuño que se adentraban en el corazón de Asia o en países sub desarrollados. Hoy en día, todos tenemos un bote de este gel desinfectante en el bolso o la mochila. Nos hemos tenido que acostumbrar a utilizarlo para poder hacer frente a la terrible pandemia de COVID – 19. Esto lo vamos a dar como lección aprendida y pasamos ya al siguiente truco / consejo.
  • Si te visita alguien acatarrado en tu casa, te recomendamos pasar luego una toallita desinfectante por los pomos de las puertas e insistir también en la superficie de la mesa del salón alrededor de la cual habéis estado conversando. Es una buena forma de poner fin a los microbios que el visitante dejó en tu casa.

Cómo prevenir los resfriados del otoño

El descanso, clave para estar sano

  • Descansar: nuestro sistema inmunológico es la barrera frente a las infecciones víricas que nos permite mantener una salud de hierro, pero es importante tener un descanso adecuado para que funcione de forma apropiada. El exceso de estrés o un entrenamiento demasiado intensivo puede provocar que nuestro sistema de defensas se vea debilitado. En consecuencia, es muy posible que tengamos una mayor propensión a sufrir enfermedades y a coger resfriados.
  • Además del aire acondicionado del comienzo de otoño que os mencionábamos al comienzo de los consejos, conforme va avanzando el mes de octubre es más frecuente que cambie la temperatura bruscamente entre las horas de mitad de tarde y la noche. Si vas a quedarte en una terraza hasta altas horas o si sales sin saber en qué momento vas a regresar a tu casa, llévate una rebeca o un cardigan de punto para poder abrigarte si comienza a refrescar.
  • Para terminar, es muy importante tomar abundante fruta y, en muchas ocasiones, comerse unas naranjas cuando tenemos los primeros síntomas. Esto nos pueden salvar de coger un buen catarrazo. En realidad, los médicos recomiendan tomar cuatro o cinco piezas de fruta cada día para ayudar a que nuestro organismo funcione de manera óptima, por su gran aporte de fibra y vitaminas. Las frutas son buenas tanto para nuestro sistema inmunológico como para nuestro colón.

Estos consejos son fáciles de poner en práctica y nos pueden ayudar a pasar estos meses al margen de un catarro de fin de semana. Los resfriados siempre llegan en el momento más inoportuno, así que es mejor ser precavido para evitarnos sorpresas desagradables como, por ejemplo, enfermar justo antes de un examen o en la víspera de un viaje.

Cómo prevenir los resfriados del otoño

Categorías
Salud
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio