¿De dónde salió el amigo invisible?

El título de este artículo contiene una pregunta que, por supuesto, no tiene una sola respuesta. Todos sabemos que el amigo invisible es una tradición popular en la que un grupo de personas intercambia regalos de manera anónima. Cualquier investigador un poco avispado se dará cuenta rápidamente de que hay varias teorías y que, aunque pueden ser compatibles, no dan un resultado unívoco.

Así que, como en GranCasa nos gusta escuchar las opiniones de todos, vamos a dejar aquí las diferentes teorías para que cada uno coja la que más le guste. Además, daremos algunos consejos por si acaso os toca hacer regalos o recibirlos con esta técnica del amigo invisible.

Ahí vamos:

  • Antigua Roma: el origen puede estar en la festividad romana de Saturnalia, que se celebraba en honor al dios Saturno. Durante esta celebración, se intercambiaban regalos de forma anónima como parte de las festividades.
  • Venezuela: Se especula que esta tradición tiene raíces en una costumbre venezolana de finales del siglo XIX y principios del XX. En aquel entonces, las mujeres venezolanas casadas o comprometidas evitaban tener amistades masculinas, limitándose a tener relaciones de compadrazgo para evitar críticas sociales. Como alternativa, un grupo de amigos y amigas optó por realizar intercambios de regalos. Esta práctica se conocía como ‘compadre de papelito’ o ‘compadre secreto de papelito’, donde se elegía al azar un nombre de una persona de un recipiente con papeles escritos. Con el tiempo, esta costumbre evolucionó y se difundió a países vecinos.
  • Escandinavia: Otra influencia puede ser el juego del “Kris Kringle”, que se practicaba en algunos países nórdicos y consistía en poner los regalos de forma anónima en una bolsa para que cada persona seleccionara uno sin saber quién lo había dado.

Llegados a este punto, te vamos a dar algunos consejos por si te toca recibir algún regalo en el amigo invisible y no te gusta nada. Nos lo agradecerás.

¿De dónde salió el amigo invisible?

Imagen: Pexels

Cómo disimular cuando te dan un regalo horrible

Sabemos que no es fácil, pero puedes escapar de este momento si lo llevas preparado. Sigue cada una de estas instrucciones y lo conseguirás:

  • Aprende esta frase de memoria: “es algo que yo no me compraría, pero, si te lo regalan, hace ilusión”. Esta es una definición apócrifa del concepto de regalo y cumple una máxima perfecta sobre la mentira: acompaña a tu mentira de una verdad y apóyate en ella. En este caso, la frase principal, la que dice que es algo que no te comprarías jamás es una verdad absoluta. Ella te abrirá las puertas de la credibilidad.
  • Sonrisa de campeón: Cuando desenvuelvas ese regalo… ¡no te rindas! Saca tu mejor sonrisa de concurso de belleza. Recuerda, es un ejercicio facial: eleva las comisuras de los labios y haz que tus ojos brillen como si acabaras de ganar un premio. ¡Actuación nivel experto!
  • Huye de las miradas cómplices: todos te estarán mirando. Haz un barrido entre todos los presentes que te miran y se ríen, pero no te detengas en nadie en concreto y mucho menos en alguien con quien tengas mucha confianza. Te pillará rápido y todos se enterarán de que el regalo que te ha tocado te ha parecido un auténtico drama.
  • Elogios en modo maestro Zen: Si el regalo no encaja exactamente con tus gustos, canaliza tu “yo zen” interior. Usa frases místicas como: “¡Qué interesante elección! Es tan… único.” O “¡Me has dejado sin palabras! Literalmente”. Recuerda, la clave está en el arte de desviar la atención hacia la singularidad del regalo.
  • Práctica la técnica del “poker face”: Si todo lo demás falla, domina la habilidad del “poker face”. Muestra la misma expresión facial que tendrías si te encontraras con un unicornio en la calle: neutral y misterioso. Agradece con calma, sin dar muchas pistas sobre tu nivel de entusiasmo. ¡Recuerda que lo importante es disfrutar del momento y agradecer el gesto! Un toque de humor puede hacer que la situación sea mucho más divertida y llevadera. ¡No te preocupes, todos hemos estado en esa situación alguna vez!

Sabemos que el amigo invisible es un arma de doble filo. Tú regalas algo con ilusión y a cambio te llevas una desilusión. No sufras. Es una fiesta, un juego, un modo de estar con amigos. Si no esperas nada, todo será mejor. Suena un poco orienta, pero en este caso, funciona. Suerte.

¿De dónde salió el amigo invisible?

Imagen: Pexels

Todo lo que necesitas en un solo espacio