Excursiones perfectas para ir con niños el fin de semana por los alrededores de Zaragoza

Ya estamos a finales de mayo y cada fin de semana que pase van a ser más habituales las excursiones con niños por los alrededores de Zaragoza. El buen tiempo invita a salir a dar un paseo y salvo que tengamos un compromiso ineludible, debemos intentar pasar muchas horas en compañía de nuestra familia. El contacto con la naturaleza es fundamental para que los niños aprendan a amar a los animales y a respetar el medio ambiente. En el futuro serán ellos los que tengan que cuidar del ecosistema y deben tener unas pautas labradas a fuego desde su infancia. Además de los docentes del colegio y de otro personal especializado, los padres tienen un papel fundamental en esta educación desde un punto de vista ecológico y sostenible.

Además, se pueden combinar las salidas de naturaleza con algo de cultura, como una pequeña visita a un museo o monumento. Es también básica la edad de los niños para decidir, ya que no es lo mismo un niño de 3 o 4 años que uno de 12 años de edad, cerca de la pubertad.

Excursiones en los alrededores de Zaragoza

  • La capital del Ebro está muy influenciada por las aguas provenientes de Fontibre y gran parte de su riqueza natural se origina en este río. El Ebro es el río más caudaloso de España y por ello, en la zona llana de Aragón tiene un sinfín de meandros. Cerca de Zaragoza, los meandros se concentran, principalmente, en dos zonas: los Galachos de la Alfranca y los Galachos de Juslibol. En ambos lugares los niños podrán sentir de primera mano el contacto con la naturaleza y, con una pizca de suerte, podrán ver alguna ratilla de campo, algún gorrión u otros animales como patos, cigüeñas o conejos. Se puede preparar una salida con picnic y comer en los espacios habilitados a tal efecto. Por ejemplo, además de extensiones de césped, tanto en La Alfranca como en Juslibol, hay zonas con porche, lo que garantiza sombra en los días de más calor. En los Galachos de la Alfranca hay un centro de interpretación y además hay miradores para admirar los pájaros de dicha área natural. Además, muy cerca está el Puente del Bicentenario, que llama la atención por su celosía de color verde que recuerda a los nidos de los pájaros.

Excursiones perfectas para ir con niños el fin de semana por los alrededores de Zaragoza

  • Paseo por los Pinares de Venecia. Al contrario de lo que mucha gente cree, el pulmón de Zaragoza no es el Parque José Antonio Labordeta, conocido comúnmente como Parque Grande, sino que el pulmón está mas al sur, en los pinares. Por este bosque de picea abies discurren muchos senderos y hay varios puntos de interés como una tirolina, el velódromo o un sinfín de miradores. Lo puedes combinar con una visita a la estatua de Alfonso I El Batallador y así disfrutar de unas vistas de excepción. Este lugar es ideal para disfrutar de un atardecer sin nada que entorpezca el lienzo del ocaso.

 

  • Una vuelta por Peñaflor: el área de Peñaflor dispone de muchos tranquilos caminos que circulan en la ribera del río Gállego. Allí se respira mucha tranquilidad y hay tanto campos de gran tamaño como hortales. Lo mejor es acercarse con el coche hasta allí y dar un tranquilo paseo por los alrededores del barrio urbano. A primera hora de la mañana te cruzarás con muchos ciclistas y gente haciendo deporte. Recuerda llevar calzado cómodo y abundante agua.

 

  • Caminata por el Canal Imperial: esto es recomendable para niños ya creciditos, ya que la caminata hasta el Parque Lineal de Plaza es un poco intensa. Todo dependerá, obviamente, del lugar en el que pongamos el punto de comienzo, pero no se recomienda ir con un carrito de bebés porque el terreno es de tierra y las ruedas pueden verse afectadas.

Parques de Zaragoza: Parque Pignatelli y Canal Imperial

  • Zona de la Expo Internacional del Agua de 2008 y Parque del Agua Luis Buñuel. Este itinerario es ideal para los más pequeños porque hay mucha zona asfaltada y se puede introducir un carrito de niños sin problemas. Hay mucha zona para aparcar, a los pies de la Torre del Agua, y el Parque tiene muchos rincones que merecen la pena. Cerca de la noria siria se pueden ver simpáticas familias de patos y, por supuesto, muchos puntos de la Expo están cargados de nostalgia.

 

  • Lago de Parque Goya: también en la margen izquierda del Ebro hay un lago que fue concebido como estanque de tormentas en el que abundan los patos y otras aves. Por supuesto, hay muchos columpios y tranquilidad para comer un picnic con toda la familia al completo. Muy recomendable en primavera, aunque en los días muy calurosos puede pecar de ausencia de sombra y hay que tener cuidado con los peques. Recordad, poner siempre crema solar de protección alta.
Categorías
Lifestyle Zaragoza
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio