¡Feliz cincomarzada!

Una Cincomarzada con 5000 personas tendrá lugar en el parque del Tío Jorge de Zaragoza para volver a retomar esta fiesta popular. El año pasado no tuvo lugar por culpa de la pandemia e incluso el ayuntamiento de Zaragoza lanzó un dispositivo especial para evitar aglomeraciones con motivo de esta celebración.

En 2020 todavía no se había producido la gran pandemia de COVID – 19 cuando tuvo lugar la última Cincomarzada. Este año habrá que honrar pues esta efemérides por partida doble, por la Cincomarzada de 2021 que nunca tuvo lugar.

¡Feliz cincomarzada!
Cincomarzada. Fuente: Heraldo de Aragón

¿Por qué se celebra esta fiesta en Zaragoza?

El motivo por el cual acontece esta celebración local es el de una hazaña bélica, y para ello nos trasladaremos al año 1838, en concreto al día 5 de marzo, durante la primera Guerra Carlista.

Antes de continuar, conviene hacer un pequeño resumen de lo que supuso esta guerra para nuestro país y cuál fue su origen y duración. A esta guerra también se la denominó Primera Guerra civil o Guerra de los siete años. En esta contienda se enfrentaron dos sistemas políticos y dos escisiones de la familia real borbónica. Por un lado, los defensores del infante Carlos María Isidro de Borbón, que decían que la Pragmática Sanción en 1830 que derogaba la Ley Sálica era muy injusta con el que había sido heredero al trono hasta entonces. Por el otro, los defensores de Isabel II y la regente María Cristina de Borbón, con unas ideas un poco más moderadas, lo que se traducía en una mayor simpatía popular.

Carlos María Isidro, a través del Manifiesto de Abrantes, hacía público que él optaba al trono con toda la legitimidad, tras haber estado décadas siendo el sucesor.

Además de este motivo, las derivas liberales de Fernando VII habían exaltado a los sectores más radicales y religiosos. Por ello, estas facciones vieron en Carlos al nuevo rey que defendería sus intereses y que guiaría a España por el sendero más tradicional y conservador.

La guerra tuvo varios frentes importantes en la región de Aragón sobre todo concentrados en el Maestrazgo, como el Sitio de Cantavieja, o la batalla de Villar de los navarros.

A pesar de estas victorias carlistas, en Zaragoza el destino no les recompensó y el militar turolense Juan Cabañero, tras adentrarse en la capital del Ebro por la zona de la Magdalena al grito de ¡Viva Carlos! Se encontró con una enorme resistencia y fue repelido por la milicia, ayudada por un gran número de ciudadanos.

La relación con la ciudad, por lo tanto, es muy importante porque se conmemora la defensa de un ataque inesperado y perpetrado por las fuerzas carlistas con nocturnidad y alevosía, con el firme ánimo de someter a la ciudad y de tomar el control de este imprescindible baluarte.

¡Feliz cincomarzada!

Se puede asegurar que este fue un punto de inflexión y los carlistas empezaron una lenta pero irremisible retirada. Aún así, todavía ofrecieron grandes batallas en el flanco oriental, como la batalla de Maella. La lucha en ese municipio ocurrió todavía dentro de la provincia de Zaragoza, en concreto en el Valle de Gil de dicha localidad. Los dos batallones sumaban alrededor de 9000 efectivos y 900 caballos. En lo relativo a los mandos militares, el General Pardiñas dirigía al bando de los cristinos, mientras que el general Ramón Cabrera estaba al mando de los carlistas. En esa batalla, el más alto mando militar de los isabelinos feneció, mientras que Cabrera resultó herido. El hecho de que los liberales fueran superiores en número no impidió la victoria carlista, que dieron así uno de los últimos golpes antes del fin de la guerra.

Cómo ha ido evolucionando la celebración de la Cincomarzada es también un asunto muy interesante. El primer año en el que se celebró fue en 1839, tan solo un año después del gran acontecimiento y cuando todavía la guerra estaba dando sus últimos coletazos en lugares como Ramales y Guardamino, en la Toma de Morella o la guerra en la región catalana y levantina, con la toma del fuerte de El Collado de Alpuente como punto final.

Sin embargo, en 1843 la Cincomarzada fue suprimida por el ayuntamiento cuando la facción más conservadora recuperó el poder. A pesar de ello, los zaragozanos continuaron celebrándola. Volvió a instaurarse la fiesta durante el Bienio Progresista de 1854 – 1856 y la 1ª república (1873 – 1874) y ya de forma ininterrumpida desde la Restauración borbónica.

De nuevo, en el siglo XX, desde 1937, ya iniciada la Guerra Civil, hasta 1979, no se permitió su celebración de forma oficial. Por desgracia, el ciclo de celebraciones de forma ininterrumpida más duradero seguirá siendo el que va desde 1875 hasta 1936 durante al menos 60 años más, ya que el año pasado se rompió la racha por culpa de la pandemia.

Publicación
05 de marzo de 2022
Categorías
Zaragoza
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio