Feliz Día Internacional del Beso

Como cada año desde 2011, hoy 13 de abril, se celebra el Día Internacional del Beso. Y aunque como ya ocurrió el año pasado tendremos que celebrarlo de puertas para adentro y con nuestros convivientes, vamos a hacer un repaso por el origen de esta romántica efeméride y las curiosidades que la rodean.

¿Cuál es el origen del Día internacional del beso?

El origen de esta fecha se remonta al 13 de abril de 2011, fecha en que se celebró un concurso en Tailandia para conmemorar el Día de San Valentín cuyo objetivo era aguantar el mayor tiempo besando a tu pareja. Para ello las parejas participantes tuvieron que enfrentarse a unas duras condiciones. No podían sentarse y continuar besándose en todo momento, tanto para beber agua con una pajita, como para ir al baño (en pareja, obviamente)

Los ganadores, se besaron durante un total de 46 horas, 24 minutos y 9 segundos, estableciendo así un récord mundial. Pero la hazaña de esta pareja tailandesa fue más allá porque dos años después, en 2013, batieron su propio récord con un beso que duró 58 horas, 35 minutos y 58 segundos.

A raíz de este hito, se fijó en el calendario el 13 de abril como Día Internacional del Beso y desde entonces, son muchas las ciudades en las que se han celebrado todo tipo de eventos multitudinarios para conmemorar esta fecha. Eventos que, lógicamente, este año no podrán celebrarse.

El origen del beso

Tiempo ahora para indagar sobre el origen del beso. ¿De dónde surge esta costumbre?

Aunque existen muchas teorías diferentes, parece ser que su origen podía estar en el hábito de los homínidos de alimentar a sus crías a través de la boca.

En la Antigua Persia se cree que era habitual que los hombres se besaran, mientras que los Celtas lo consideraban medicinal, incluso. En la Edad Media, sin embargo, era impuro besar a una doncella.

Pero el origen más antiguo del beso del que se tiene pruebas proviene de Oriente, de La India, más concretamente, donde aparecieron en algunos templos figuras talladas en piedra con seres besándose.

También en el famoso libro del Kama Sutra, escrito hacia el S-III después de Cristo, aparecen referencias alusivas al beso. Sucede lo mismo con La Odisea, del poeta griego Homero, donde también encontramos referencias alusivas al beso.

Volviendo a la Edad Contemporánea, fue a partir de la Revolución Industrial cuando el acto de besarse entre dos personas que mantenían algún tipo de relación afectiva se convirtió el algo normal siempre relegado al ámbito privado. No sería hasta tiempo después cuando besarse en público se convertiría en algo completamente normal tal y como sucede en nuestros días.

Así, hoy en día utilizamos el beso para demostrar afecto, cariño, amistad o pasión hacia nuestros semejantes pero también hacia nuestras mascotas, por ejemplo.

La química del beso

Besar no es algo trivial. Besar genera un intercambio de emociones profundo, afianza los vínculos afectivos entre las personas, quema calorías, fortalece el sistema inmunológico e incluso hace que vivamos más, según algunos estudios. Pero esto no es todo. Detrás de un beso existe una intrincada serie de reacciones químicas que se producen en nuestro cuerpo y que nos generan bienestar. Reacciones que desencadenan en un aumento de la producción de las hormonas de la felicidad como son la dopamina, la serotonina o la oxitocina, hormona esta última, responsable de generar cambios físicos y neurológicos como el placer, el enamoramiento y todo lo vinculado a la afectividad.

Es tan potente su poder terapéutico y psicológico que hay expertos que lo equiparan a una droga natural. Cuando está acompañado de deseo, amor y pasión, se convierte en la mejor forma de decirle a nuestra persona favorita en el Día Internacional del Beso, que no nos imaginamos nuestra vida sin ella.Día Internacional del beso

Publicación
13 de abril de 2021
Categorías
Lifestyle
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio