Kombucha, la última tendencia gastro

Todo el mundo habla de la kombucha, pero, ¿sabes exactamente qué es? Esta bebida con apariencia de té que se ha extendido por todas las tiendas y restaurantes del mundo tiene numerosas propiedades para tu salud. Descubre lo que puede hacer por ti esta bebida que históricamente se ha consumido en China, Rusia y Alemania. ¿Te atreves a probarla?

¿Qué es la kombucha?

La kombucha es mucho más que un té, se trata de una bebida a base de té fermentado que se consigue por medio de la fermentación del té negro con bacterias y hongos similares a la levadura. Es una bebida 100% natural, elaborada con una antigua receta de té, azúcar y cultivos del hongo llamado kombucha. La fermentación que se forma al dejarla reposar, la transforma en una bebida con una gran cantidad de vitaminas, enzimas, minerales y ácidos orgánicos esenciales.

La tradición cuenta que esta bebida tiene su origen en el año 414 a.C., cuando un monje tibetano llamado Kombu le regaló a un emperador el hongo de la Kombucha. El emperador probó el líquido en el que había dejado reposar el hongo y le encantó, por lo que comenzó se comenzó a popularizar por toda la zona. Las primera informaciones fiables de esta bebida datan del año 221 a.C., utilizada por todo Japón, Rusia y Europa.  En los últimos tiempos se ha extendido por el centro de Europa y podemos encontrarlo en varios supermercados de nuestro país.

Propiedades y beneficios de la kombucha

La kombucha ha triunfado tanto por la cantidad de beneficios que tiene para nuestra salud. Entre su composición podemos destacar las vitaminas B1, B2, B3, B6, B12, ácido fólico, C, D, E y K. También contiene varias enzimas, ácidos orgánicos esenciales y minerales beneficiosos para nuestra salud.

A pesar de que ha sido tildada como una bebida milagrosa, no se le pueden atribuir más propiedades de las que tiene. Su concentración en vitaminas es beneficiosa para la salud y como cualquier otra bebida, ayuda al buen funcionamiento del sistema digestivo, ayuda a que nos hidratemos y nos ayuda a quitar la sensación de hambre. Para combatir el calor es muy buena alternativa frente a bebidas azucaradas y con gas. Si además la consumimos bien fría, será muy refrescante.

¿Cómo hacer kombucha?

Hay mucha gente que hace su propia kombucha en casa, ya que si tenemos el hongo con el que se fabrica, podemos hacerlo sin problema.  El primer paso es preparar una infusión del té que queramos y dejar reposar durante media hora. Añade mientras esté caliente una porción de azúcar y disuelve. Una vez frío añade el hongo Kombucha, o el 10% de una kombucha que hayas hecho con anterioridad. Tapa la mezcla con un paño y deja reposar entre 7 y 10 días a una temperatura de entre 20 y 25 grados. Una vez transcurrido el tiempo elimina el hongo y mete la mezcla en la nevera para que se frene la fermentación.

Dónde comprar kombucha

Como conseguir el hongo no es siempre tarea fácil, te recomendamos que adquieras una kombucha ya preparada. La podrás conseguir en tu supermercado de confianza: además de deliciosa te ahorrará mucho tiempo.

En el supermercado de confianza Hipercor de GranCasa puedes encontrar una gran variedad de bebida kombucha envasada. Si prefieres probar sabores nuevos, atrévete con la kombucha de sabores. ¡Deliciosa y sana!

 

Categorías
Recetas
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio