Los odiosos 8: alimentos que te envejecen

Envejecer es ley de vida, pero es algo que tan solo nos conviene hasta cumplir la mayoría de edad. A partir de ese momento, el envejecimiento va aparejado a una serie de consecuencias implícitas: barriga, canas, arrugas, calvicie, menos aguante físico, etc. Lo que viene siendo el deterioro provocado por el paso del tiempo.

La medicina no ha avanzado lo suficiente como para detener el avance del envejecimiento celular, pero los médicos y nutricionistas sí están bastante de acuerdo en que hay una lista negra de alimentos que conviene evitar porque aceleran el desgaste de nuestro organismo, lo que se traduce en peor calidad de vida y en una merma en el aspecto físico.

  • Ahora, te contamos los 8 alimentos perniciosos que deberías consumir únicamente de forma esporádica:
  • Café: ese gran aliado por las mañanas es, sin embargo, un producto deshidratante, que nos reseca la piel. Aunque como todo, si evitas consumirlo en exceso y lo tomas sin o con poco azúcar, no te vamos a negar ese combustible matutino.
  • Refrescos azucarados: las bebidas gaseosas más comunes: los refrescos en su vasito de hielo, son muy refrescantes y, ahora que llega la primavera, una tentación que debemos dejar para ocasiones esporádicas. Engordan y deterioran el organismo y, además, son culpables de muchos casos de diabetes.
  • Alcohol: otro gran deshidratador que afecta a un órgano en concreto: el hígado. Si bebes alcohol, la recomendación es ingerir vasos de agua entre consumición y consumición, así reduciremos la falta de hidratación y nos evitaremos o minimizaremos la resaca del día siguiente.
  • Carne roja: al ser fuentes abundantes de carnitina se endurecen nuestros vasos capilares, lo que provoca el envejecimiento prematuro. Además, incrementa los niveles de fósforo y eso puede provocar una enfermedad renal crónica en el futuro.
  • Picante: provoca la dilatación de los vasos sanguíneos y eso hace que la piel pierda su elasticidad natural, lo cual termina traduciéndose en arrugas. Además, es responsable de las poco estéticas “arañas vasculares” que aparecen en las extremidades.
  • Sal: aumenta la tensión arterial y, como fomenta la retención de líquidos, también causa celulitis. Acostúmbrate a echarle sal solo a los vegetales y ahórratela en los filetes de carne.
  • Grasas: las grasas trans, propias de comidas poco saludables (comida rápida, patatas fritas, margarina, churros, etc.) reducen la protección natural de nuestra piel a los rayos solares, por lo que podemos tener problemas de aparición de manchas en la cara o brazos.
  • Conservantes: nos provocan una inflamación de la piel e incluso enrojecimiento, y eso hace que tenga una apariencia más curtida y, en definitiva, un aspecto más envejecido.

Para terminar, hay que decir que no hace falta ser tajante ni obsesivo. Podemos disfrutar de estos sabores que tanto nos gustan de vez en cuando, pero conviene evitar consumirlos en exceso, optando por alimentos frescos, fruta, verduras, y beber abundante agua.

alimentos 1

Publicación
09 de marzo de 2020
Categorías
Salud
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio