Paraísos naturales sin salir de Aragón

Aragón es una de las comunidades más bonitas de España, pero no solo destaca por su inmenso patrimonio cultural y arquitectónico sino también por sus maravillas naturales. En ocasiones, nos hemos planteado viajar a la otra punta del globo sin darnos cuenta de que todavía hay un sinfín de secretos de Aragón que desconocemos por completo.

En el artículo de hoy os vamos a hablar de diferentes opciones para experimentar el Aragón natural del que os hablamos. Hemos intentado elegir excursiones para contentar a todos los gustos. Desde largas caminatas a emociones fuertes, pasando por desiertos, bosques y atracciones acuáticas. Esperamos que alguna os llame la atención y vayáis a pasar el día en compañía de la familia, de la pareja o de los amigos.

 

5 atracciones naturales en Aragón

Ibones azules: esta es una preciosa excursión en el corazón del Pirineo aragonés. Hay que subir en vehículo hasta el balneario de Panticosa y desde allí ascender plácidamente por el sendero que nos llevará hasta el embalse de Bachimaña. A aquella cota, el escenario ya es impresionante, con muchas vistas sobre los picos de tres mil metros. Pero si caminamos un poco más, podremos llegar un par de horas después a los Ibones Azules, al pie de los picos de los Infiernos, que es un rincón realmente espectacular en el que podemos incluso acampar para pernoctar durante una noche. Os adjuntamos aquí la ruta en wikiloc para que os sea más sencillo, aunque el sendero está muy marcado. Se recomienda ir con ropa de montaña y botas, así como abundante líquido y protección solar.

 

El salt de la Portellada: la cuenca del río Matarraña es una de las más bonitas de Aragón y uno de los afluentes, en concreto, el río Tastavins, tiene un salto que atrae cada vez a más visitantes. El Salt de la Portellada se ubica cerca del cruce de la carretera TE-V-3004 y desde el estacionamiento señalizado hay un paseo de unos 15 minutos (1,5 kilómetros de distancia) hasta esta cascada de 20 metros de altura. Una atracción que cada vez es más conocida entre los aragoneses y que se enclava en el corazón de lo que muchos llaman ya la “Toscana española”.

 

Las pasarelas de Montfalcó: para los amantes de las emociones fuertes. Las pasarelas de Montfalcó son una excelente experiencia en el extremo oriental de la comunidad autónoma, lindando con Cataluña. Para llegar al refugio de Montfalcó se recomienda ir desde Viacamp, que la pista está mucho mejor conservada que las otras opciones. Una vez en el refugio tendremos que caminar durante una hora más o menos para llegar a la primera pasarela. Es una ruta no apta para lo que sufren de vértigo o se marean con las alturas, porque, aunque no entraña apenas peligro, es verdad que se experimenta durante el recorrido una sensación muy aérea. Sin duda, uno de los puntos más fotogénicos de todo Aragón.

Paraísos naturales sin salir de Aragón
Pasarelas de Montfalcó. Fuente: La Mochila de la mama

Los bosques del Moncayo: esta opción es especial para familias, ya que ofrece un sinfín de senderos de nivel muy sencillo, gran cantidad de sombra para el verano y cobertura de móvil en la mayor parte de sus zonas. Se recomienda llegar hasta el centro de interpretación de Agramonte, pasado San Martín de la Vera del Moncayo y comenzar allí mismo la excursión. Muy cerca está el abandonado y ruinoso sanatorio abandonado de tuberculosos, pero se recomienda verlo únicamente desde el exterior.

Una buena caminata sería hasta el Santuario de la Virgen; después, una segunda etapa nos llevaría hasta el circo, desde donde está la vista más impresionante del mágico Moncayo, y finalmente, llegar hasta la cima por la ruta normal.

 

La cola de caballo: el parque nacional de Ordesa y Monte Perdido tiene un diamante guardado, y esa es la impresionante cascada de Cola de caballo, a la que se llega tras una suave caminata desde la pradera. Para llegar a la pradera hay autobuses desde Torla que puedes consultar en esta web. Se recomienda llevar ropa cómoda; no es necesaria que sea equipación de alta montaña y para cualquier excursión se aconseja llevar un botiquín y abundante agua.

Si estás bien entrenado, otra forma de llegar es tomando la senda de los cazadores, que es muy empinada, pero que sirve para hacer un buen entrenamiento. Para esta ruta, en cambio, sí que es importante tanto una buena condición física como calzar unas botas altas con suela que tenga un buen agarre.

 

Cinco atracciones naturales que están ubicadas en diferentes puntos geográficos de todo Aragón, para que podáis acercaros a la que tengáis más próxima a vuestra ciudad o a vuestro pueblo de verano. Esperamos haberos inspirado y que disfrutéis de una bonita excursión en familia que sirva para inculcarles a vuestros hijos acerca de los valores de la naturaleza y la importancia del respeto por el medio ambiente.

Paraísos naturales sin salir de Aragón
Ordesa y Monte Perdido. Fuente: Viajes National Geographic
Categorías
Lifestyle Viajes
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio