¡Pásalo de miedo esta noche!

Hoy es la noche más terrorífica del año y todo el mundo está preparado para disfrazarse, comer dulces con formas de vampiros y calaveras, y hacerle un truco o trato a sus vecinos.

Lo cierto es que Halloween se ha convertido en una fiesta multitudinaria en la que los encuentros de disfraces de terror se multiplican. Seguro que conoces algún local o la casa de un amigo en la que esta noche el invitado menos aterrador acudirá vestido con un disfraz de momia del antiguo Egipto.

En el artículo de hoy en el blog de GranCasa vamos a analizar los pormenores, las costumbres y las curiosidades de esta fiesta de origen anglosajón que se ha instaurado ya de forma definitiva en España. O al menos, eso es lo que parece en vista de cómo ha calado en la sociedad.

Historia de Halloween: milenios de tradición

El origen del Halloween que hoy conocemos tiene raíces célticas y 3000 años de antigüedad, ya que ellos celebraban el año nuevo el 1 de noviembre y era el día en el que los demonios y espíritus del más allá salían a pasear por las calles de sus poblados. Esta festividad fue adoptada primero por los romanos, que la convirtieron en su Fiesta de la Cosecha, y luego por los cristianos: se trataba de una fiesta obviamente, pero optaron por apropiársela rebautizándola como El día de todos los Santos.

Ya en el siglo XIX, los cristianos llevaron Halloween a los Estados Unidos de América, en donde sufrió una auténtica revolución y en donde creció como tradición, justo antes de volverse a expandir por el planeta con su nueva configuración, aunque no se popularizó la celebración de esta fiesta al otro lado del charco hasta 1920. Finalmente, su expansión y vuelta a Europa llegó en las alocadas décadas de los 70 y 80 del siglo pasado. En gran parte, John Carpenter fue uno de sus grandes embajadores con la saga Halloween que, por cierto, protagoniza hoy uno de los estrenos más sonados del otoño. Y sí, sigue teniendo en su elenco actoral a la incombustible Jamie Lee Curtis, que protagonizó la primera película, que data de 1978. Dicho de otra manera, Carpenter, director de filmes de culto como Fantasmas de Marte, es uno de los responsables de la popularidad de Halloween en el mundo.

Imagen: unsplash

Cinco tradiciones para disfrutar de Halloween al máximo

En esta segunda parte del artículo os vamos a explicar las cinco tradiciones más conocidas de la fiesta de Halloween:

  • Disfrazarse: adoptar la apariencia de un personaje de terror nos ayudará a ahuyentar a los malos espíritus que, según dicen los entendidos, pululan por nuestro mundo en esta noche de horror. Escoge un disfraz de demogorgon si quieres estar a la última u opta por un traje de vampiro si eres de los que disfruta con las fiestas elegantes.
  • Truco o trato: esto es muy propio de las grandes obras de origen hollywoodiense pero cada vez se extiende más por España. En muchos pueblos, familias enteras visitan las casas de sus convecinos para llenar el tenebroso cubo de suculentos caramelos. Si la “víctima” se niega a entregar el dulce será objeto de una broma. Esto tiene su origen en la tradición celta, porque ellos dejaban comida en la puerta para evitar que los espíritus penetraran en sus hogares con intenciones perniciosas.
  • Comida de miedo: las mesas de los hogares tienen esta noche platos más propios de una película de terror. Si organizas una fiesta de disfraces, te recomendamos un centro de mesa con forma de esqueleto alrededor del cual distribuyas toda la comida: chucherías de terror, bebida de grosella roja, galletas con forma de dedos, etc. Hay muchas tiendas en las que puedes conseguir todo tipo de alimentos idóneos para una fiesta de Halloween. Tus amigos no la olvidarán jamás si te esfuerzas un poco en la decoración.
  • Calabazas: las calabazas talladas con una vela en su interior eran otra forma más de expulsar a los fantasmas del más allá. Los irlandeses las utilizaban para echar a Stingy Jack y en Estados Unidos decidieron utilizar nabos, que es una hortaliza mucho más común y, por ende, más económica. En la actualidad, las calabazas han recobrado el protagonismo de la fiesta original.
  • Los gatos negros: símbolos de brujas. Es habitual que la gente suba selfies con gatos negros a las redes sociales, aunque no siempre tenemos un gato negro manso cerca para poder hacerlo. Quizás algún conocido te pueda echar una mano.

Imagen: unsplash

Seguro que con estos cuatros consejos: un buen disfraz, una mesa customizada para la ocasión, unas calabazas, ya sean verdaderas o de plásticos, y un ejército de niños entrenados para hacer unos truco o tratos irresistibles, vas a disfrutar de la noche del 31 de octubre como nunca. ¡Feliz Halloween!

Categorías
Decoración Espectáculo Lifestyle
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio