Remedios caseros contra el calor de agosto

El exceso de calor es, sin ningún tipo de dudas, el gran punto débil del verano. Esos días en los que las temperaturas no dan tregua y en los que el sol calienta sin rastro de nube alguna en el cielo provocan que, por la noche, no se pueda ni siquiera descansar a gusto en la cama. Esas jornadas tan extremas hay que organizarse para poder superarlas con la mayor felicidad posible y hay varias formas de conseguirlo.

En el artículo de hoy en el blog de GranCasa os vamos a dar consejos acerca de qué hacer para no pasar calor en el hogar: una retahíla de remedios caseros contra el calor, tanto los tradicionales que ya aplicaban nuestras abuelas, como los más novedosos.

  • Persianas cerradas desde las 10 de la mañana hasta las 8 de la tarde. La luz que entra por las ventanas irradia nuestra casa con gran eficacia y eso provoca que suban las temperaturas de todas las estancias. Tanto si estamos en casa como si no, lo más recomendable es tener las persianas bajadas porque así controlaremos mucho mejor la temperatura de todas las habitaciones.
  • Ventilar a primera y última hora del día: antes de bajar las persianas y, por la noche, antes de acostarnos, son las mejores horas del día para abrir las ventanas de la casa y que se ventile todo nuestro hogar con una brisa refrescante. Se recomienda abrir ventanas de dos exteriores (aunque uno sea un patio de luces) para que el viento fluya con una mayor fuerza y agilidad.
  • Fregar la casa con agua fresca: a veces podemos notar como las baldosas de casa emanan calor porque todo el edificio expuesto al sol ha cogido temperatura. Fregar con agua fresca ayudará a sentir un frescor en toda la estancia y a rebajar la sensación de exceso térmico que invade nuestro hogar.
  • Duchas templadas: al contrario de lo que muchas personas creen, las duchas en verano no deben de ser duchas de agua fría, sino duchas templadas. El agua a baja temperatura estimula nuestro organismo, que rápidamente se pone a trabajar para hacer frente a esa situación exógena y potencialmente peligrosa. Por eso, cuando nos duchamos con agua fría, a los pocos minutos romperemos a sudar. Por este sencillo motivo, lo ideal es darse una ducha pero que el agua esté a una temperatura moderada. Esta agua templada calmará nuestro calor momentáneo y luego no provocará una transpiración desmesurada.
Remedios caseros contra el calor de agosto
Imagen: Unsplash
  • Ventiladores: la solución perfecta cuando no hay aire acondicionado. El aire acondicionado no tiene rival en verano, pero este verano es singular y con la emergencia energética y los altos precios de la electricidad, puede ser prohibitivo para muchas familias. Para ellos, la respuesta son los ventiladores, que pueden ser de techo o de suelo. Además, el ventilador es lo más recomendable para dormir porque pernoctar con el aire acondicionado puede provocarnos un exceso de sequedad en la garganta, irritándonosla y fastidiándonos la voz a lo largo de unos días.
  • Abanicos: otro clásico que ha sido considerado un símbolo de elegancia durante muchas décadas y que puede venirnos bien de forma puntual si tenemos mucho calor en nuestro hogar.
  • Camisetas de algodón y pantalones cortos: en casa tenemos que ir lo más cómodo posible y, si bien en el trabajo quizás tengamos que llevar traje de chaqueta, corbata o zapatos cerrados, en nuestra casa somos los responsables de vestuario, especialmente si no tenemos invitados, y tenemos que hacer uso de ese privilegio para ir lo más frescos y cómodos posible.

Remedios contra el calor en la dieta: bebidas y comidas

Además de con esas medias en nuestra casa, también podemos combatir contra el calor con lo que ingerimos y bebemos y por eso os vamos a dar unos sencillos consejos al respecto.

  • Hidratación constante y abundantes bebidas frías: es vital mantenerse hidratado a lo largo de todo el día y si podemos, debemos hacerlo con bebidas frescas o frías: zumos, refrescos, agua con gas, agua o infusiones. Las podemos preparar con hielo o hielo picado y gracias a ello tendremos una sensación de bienestar muy placentera.
  • Ensaladas y comidas ligeras: las comidas copiosas o hipercalóricas son recomendables para las noches frías de enero, pero no para estos días de verano. Para las altas temperaturas lo mejor son las ensaladas combinadas con verduras o frutas, sobre todo en la cena. De postre podemos darnos el capricho de tomarnos un helado, que nos regalará un frescor especial en la boca y que hará que liberemos endorfinas.
Remedios caseros contra el calor de agosto
Imagen: Unsplash

Enfrentarse al calor no eran tan difícil como lo pintaban si se siguen todos o varios de estos consejos cada día. Queda un mes de calor intenso, pero seguro que con estos trucos se supera sin problemas.

Publicación
08 de agosto de 2022
Categorías
Lifestyle
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio