Un palacio en plena Zaragoza

Seguro que si eres habitante de Zaragoza sabes de qué palacio hablamos hoy en el blog de GranCasa, lo que puede suceder es que no conozcas toda su historia, sus anécdotas o que no hayas entrado más allá de su foso. Algo que si no ha sucedido, te animamos a solucionar, visitando este edificio majestuoso.

El palacio de la Aljafería ha tenido diversas funciones a lo largo de la historia, desde alcázar islámico, palacio medieval mudéjar o palacio de los Reyes Católicos desde donde se transformó en una fortaleza en el s. XVI, una cárcel durante la Inquisición o cuartel militar. Un conjunto de cambios insólitos para este enclave cultural de la ciudad de Zaragoza que, en la actualidad, es sede de las Cortes de Aragón.

Nos parece un palacio propio de cualquier historia de animación. Concretamente, puede ayudarnos a revivir la historia de “Las mil y una noches” o de Aladdín, porque es realmente inspirador. Además, ha sido escenario de series, películas y una anécdota más antes de conocer su historia de arte, arquitectura…es que la ópera “Il Trovatore” de Giuseppe Verdi se sitúa en la Torre del Trovador del palacio, la parte más antigua del mismo.

Información práctica e historia de La Aljafería

Se trata de una de las fortalezas de orígenes musulmanes mejor conservadas de España. Un palacio que fue construido como quinta de recreo de los reyes de Taifas, fuera de la ciudad musulmana, entre huertas y acequias. Todavía hoy en día es un fiel reflejo del máximo apogeo político y cultural de este reino. Asimismo, cabe destacar que está considerado como una de las cimas del arte hispanomusulmán, junto con la Alhambra de Granada y la Mezquita de Córdoba.

Es el palacio islámico situado más al norte de Europa, además de ser el más lujoso y mejor conservado de la época de Taifas. Sorprende cómo diez siglos después, aquel palacio de la alegría que soñó el monarca musulmán Al-Muqtadir continúa siendo, una de las joyas artísticas de la presencia musulmana en el sur de Europa.

Y es que la UNESCO, en el año 2001, declaró Patrimonio de la Humanidad el arte mudéjar de Aragón, destacando el palacio de la Aljafería como uno de sus monumentos más representativos del mudéjar. Por estos motivos, es de las referencias obligadas de la historia y la cultura españolas.

Un palacio en plena Zaragoza
Imagen: Pixabay

Más curiosidades

La Aljafería ha vivido diversos avatares, cambios y etapas. Aún recuerdan muchos aragoneses su condición de cuartel en el siglo XX, pero hoy es un edificio abierto, un referente cultural que muestra su larga historia y acoge entre sus muros a la institución que representa a todos los aragoneses.

Lo primero, al acceder al monumento encontrarás las hermosas arquerías del palacio islámico, que contrastan con la imponente presencia de la torre del Trovador, Al parecer Al-Muqtadir era sabio y culto, por eso la “Torre del Trovador” era un observatorio astronómico. Continuando con su descripción, sus estancias guardan secretos como el «Mirhab» que servía de mezquita y oratorio privado del rey musulmán y su corte, aquel que está orientado hacia La Meca y sobre el que se accede a través de una puerta con arco de herradura.

Otro de sus secretos es el Salón Dorado, la principal estancia del Palacio. Impresiona su techo, es uno de los lugares más majestuosos, porque el denominado Salón del Trono es considerado como la joya del Palacio. Los Reyes Católicos, lo construyeron como símbolo del poder y grandeza y su decoración representa la inmensidad del firmamento. Pasar minutos contemplándolo es una delicia.

Después podemos disfrutar del patio interior de Santa Isabel en honor a la infanta Isabel de Aragón. Un espacio abierto y ajardinado en el que se mezcla el olor de los naranjos, las preciosas flores y esculturas, el sonido del agua de las fuentes… Estas son las principales maravillas con las que este Patio sorprendía y aún sorprende a los visitantes a través de todos los sentidos.

Feliz San Jorge

Leones, dragones y grafitis

Otra de las grandes curiosidades es que en el Palacio de la Aljafería había leones, un animal peligroso. Los reyes tenían leones como animal de compañía en los fosos del Palacio. Por su parte, los dragones se encuentran en escudos y heráldicas del palacio, donde se utiliza como emblema de la leyenda del dragón, San Jorge y Aragón. Asimismo, otra curiosidad es que, al ser cárcel, algunos de sus presos dejaron mensajes y dibujos en las paredes de la torre.

Para ver todas estas curiosidades, solo tienes que hacerle una visita. ¡Descubre sus más de mil años de historia! Y disfruta de una salida en pareja, en familia o con amigos. Porque es un lugar que se visita de forma muy sencilla y que seguro que os apetece conocer en más de una ocasión.

Publicación
14 de septiembre de 2022
Categorías
Zaragoza
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio