Un sabor muy aragonés

Estamos en plenas fiestas del Pilar de Zaragoza y son unos excelentes días para disfrutar de todo el sabor de los productos de Aragón. ¿Qué mejor idea que degustar, en compañía de nuestra familia y amigos, de una cena con alimentos típicos?

Hoy os vamos a hacer un recorrido gastronómico por la geografía aragonesa con un pase de ocho productos originarios de nuestra comunidad autónoma. Todos ellos pueden adquirirse en el Hipercor, situado en la planta -1 del centro comercial GranCasa y también a través de la propia tienda online del hipermercado. Mucha atención porque en las siguientes líneas os damos toda la información sobre estos 8 must que te permitirán saborear Aragón en su esencia

Aceitunas negras empeltre con ajo: la mejor manera de comenzar esta comida en la mejor compañía es con un suculento plato de olivas negras seleccionadas. El origen de las mismas es Aragón, y se producen con un sencillo método que incluye agua y sal. Estas aceitunas están muertas y tienen el hueso intacto. Se recomienda mantenerlas en lugar fresco y seco para su correcta conservación, y son el alimento ideal para abrir boca desde el centro de la mesa. En este caso, se venden en formato de 2,5 kilogramos.

El acompañante de lujo para estas aceitunas negras es un delicioso plato de rodajas de morcilla pasadas por la sartén y ensartadas con un palillo, para facilitar su ingestión sin quemarse las yemas de los dedos. Cárnicas Gallego nos ofrece esta morcilla de arroz, avellanas y piñones de Aragón. Es un producto sin gluten, así que también lo pueden degustar tanto los alérgicos como los intolerantes a esta proteína del cereal. Se vende en pack de 500 gramos y son la ración ideal para disfrutar del sabor más puro de Aragón.

Ahora llega el turno del plato principal, que no podía ser otro que el Ternasco de Aragón, en formato chuletillas y costillas. Es una carne muy típica de la depresión del Ebro y tiene un sabor muy particular. Se recomienda conservar esta carne entre 0 y 4 grados y salarla unos minutos antes de ponerla en la sartén. La mejor forma de cocinarla es a la parrilla, con una brasa de sarmientos que le dé un sabor inigualable, pero si estamos en casa y no podemos disponer de una barbacoa u hogar, se puede hacer a la sartén o a la plancha con un pequeño chorrito de aceite.

Sin duda alguna, el mejor aceite para cocinar este ternasco también tiene que ser origen aragonés. Las reales almazaras de Alcañiz nos proporcionan un aceite de oliva virgen extra de la denominación de origen Aceite de Aragón. Esta lata de cinco litros con origen en la provincia de Teruel te garantizará un buen suministro de aceite en los próximos meses. Este oro líquido le dará el toque especial a la carne, y también es muy apropiado para aderezar y aliñar una ensalada ilustrada, unas tostadas de pan blanco con ajo o unas delicadas rodajas de tomate rosa de Barbastro.

Aceite Reales Almazaras en HipercorReales almazaras de Alcañiz en Hipercor

 

Para acompañar toda esta comida de carne, morcilla y olivas negras, es muy apropiado un vino tinto Borsao bautizado como Cabriola. La nota de cata de este vino aragonés nos recuerda que sus colores rubí, granate y cereza se transforman en un aroma a frutos rojos con toques avainillados y un sabor de taninos dulces con un alargado posgusto e intenso, a la par que equilibrado. Un vino que, con toda seguridad, convencerá a todos los comensales que disfruten de esta mesa repleta de manjares de la comunidad autónoma aragonesa. Se sirve en botella de 75 cc y se recomienda conservar en un lugar fresco, en posición horizontal para que no se seque el corcho.

Vino en HipercorVino Cabriola en Hipercor

Turno para los postres de esta cena con productos típicos de Aragón

Sin haber apurado las últimas gotas de vino tinto de la copa, pasamos a la fruta, que viene directa desde los campos de Aragón para endulzar el primer pase del postre. Estas cuatro nectarinas tienen un peso aproximado de 800 gramos, y su carne amarilla y jugosa está cargada de matices porque son unos melocotones que han sido recolectadas en el momento óptimo de maduración. Todo un símbolo frutal y dulce de nuestra región que no puede faltar en esta comida de productos típicos de Aragón.

A continuación, damos un salto a un vino de postre: un delicioso y meloso moscatel con origen en los campos de vides de Cariñena. Este moscatel de Alejandría de Corona de Aragón tiene una nota de cata muy especial: un aroma de perfumes florales y una sensación de frescor en boca, a la par que madurez, lo convierten en un moscatel con mucho carácter. Es un vino muy fino con un perfecto equilibrio y un cuerpo largo y denso. Muy recomendable para acompañar postres como una trenza de Almudévar, unos almendrados de merengue o unas sabrosas frutas de Aragón.

Terminamos con unas ideales barritas de hojaldre confeccionadas con sésamos, pepitas de chocolate y cereales, sin azúcares añadidos. Se comercializa en paquetes de 250 gramos y son un postre dulce producido dentro de la propia comunidad. Es la mejor forma de poner un broche de ora a esta velada. Lo ideal es que estas barritas de hojaldre se coman conjuntamente con el moscatel fresco servido en una copa. Las pepitas de chocolate maridan de forma maravillosa con este vino dulce y los invitados a la cena se van a quedar sin palabras.

Barrias hojalde en HipercorBarritas hojaldre en Hipercor

Esperamos que, tras este viaje a través de Aragón en el que hemos disfrutado del fruto del olivo y del melocotonero, de la carne de las mejores ovejas y las morcillas más elaboradas, del aceite de las almazaras turolenses, de dulces y repostería de horno aragonés, y de vinos tan diferentes y carismáticos como el tinto o el moscatel, todos los comensales se encuentren saciados. Es un pequeño homenaje a los productos de nuestra región en el que apoyaremos al fabricante local, y agasajaremos a nuestros invitados con lo mejor de Aragón.

Categorías
Aragón Food Zaragoza
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio