Una noche mágica: la llegada de los Reyes Magos a nuestros hogares es cuestión de horas

Uno de los grandes motivos de envidia a los socios de la Unión Europea de cara a España durante las Navidades es que la Navidad en España es más larga que en sus homólogos continentales. En España no se quitan los adornos ni se cierran los mercadillos antes de que acabe el año fiscal, sino que todo perdura intacto hasta la visita de sus majestades los tres Reyes Magos de Oriente, que vienen cargados de regalos en la madrugada del día 6 de enero, o dicho de otra manera, dentro de tan solo unas horitas.

Esta tradición española tiene una gran historia y por eso hoy en el artículo del blog de GranCasa vamos a adentrarnos en lo que motivó esa festividad de dichos personajes de leyenda, y la razón por la que traen regalos para los niños, y no tan niños, de todo el país. Si has dejado atrás tu infancia y todavía no conoces el motivo por el cual los Reyes Magos se pasan por los hogares para dejar sus regalos el día 6 de enero, sigue leyendo porque la historia no te defraudará.

La historia que hay detrás de los tres Reyes Magos de Oriente y su influencia en la infancia española

Aunque en este subtítulo del epígrafe mencionamos la época de la infancia, hay que comenzar diciendo que los Reyes Magos son recordados con cariño durante toda la vida. Los adultos los miran con melancolía, rememorando aquellas noches en vela esperando a que los regalos aparecieran mágicamente debajo del árbol de Navidad, que sigue bien colocado y con todos sus adornos hacia el final de la primera semana del mes de enero. Los cierto es que Melchor, Gaspar y Baltasar no solo hacen regalos a los niños, sino que toda la familia al completo recibe regalos con motivo de esta fecha tan mágica y señalada.

Una noche mágica: la llegada de los Reyes Magos a nuestros hogares es cuestión de horasImagen: Unsplash

Todo el origen a la leyenda tiene un punto de inicio que es el Evangelio de Mateo, en el que se menciona a unos magos de Oriente, que llegaron hasta el Belén guiados por un cometa o estrella fugaz que les señalaba el camino a través del desierto. De esa manera alcanzaron con éxito el pesebre y pudieron entregarle el oro, el incienso y la mirra al niño Jesús, que les aguardaba metidito entre paja.

Cada uno de estos objetos tiene un significado concreto y queremos explicarlo, en lugar de detenernos en los pajes, camellos y otras peripecias del viaje. El oro no requiere mucha explicación porque es el metal propio de la realeza. El oro sigue siendo hoy, dos milenios después, un valor refugio para las grandes inversoras, gestoras de fondos y bancos. En aquel momento se apreciaba su valor estético, pero también sus propiedades químicas. La percepción de la Humanidad hacia este metal precioso ha variado muy poco en estos últimos 20 siglos, así que se puede considerar como un bien estable. En segundo lugar, el incienso es una ofrenda de los Dioses y se relaciona mucho con el ritualismo de la iglesia católica porque está presente en las misas más importantes, en las procesiones de Semana Santa y en algunos momentos muy señalados como el Botafumeiro de Santiago de Compostela. En tercer lugar, tenemos que hablar de la mirra, que en este contexto fue un mero anuncio de los padecimientos que Jesús tendría que padecer en el futuro, cuando con tan solo 33 años sería un incomprendido y acabaría siendo crucificado por los romanos para terminar con su movimiento. Esta sustancia resinosa y aromática es muy valorada, o al menos lo era en tiempos pretéritos, por sus múltiples cualidades medicinales.

Con respecto al resto de la historia, hay que decir que los evangelios ofrecen muy poca información, y que sí queremos obtener la primera vez que se acuñó el término compuesto “Reyes Magos” deberemos dirigirnos a los evangelios apócrifos. Además, en dichos textos si que se hace ya una descripción pormenorizada, detallada y minuciosa de estos personajes. Aun así, el bautizo definitivo como Melchor, Gaspar y Baltasar no llegaría hasta la Edad Media, en la que el costumbrismo y la tradición comenzó a tener una gran repercusión entre la ciudadanía.

Lo importante es que mil años después, los niños del mundo siguen esperando esta llegada con gran emoción, y eso hace que la leyenda haya sido todo un éxito. Esperamos que esta noche los Reyes Magos cumplan todos vuestros deseos, aquellos que os dio tiempo de plasmar en la carta y otros que se os han ocurrido más tarde. Ya sabéis que los Reyes Magos por algo son magos, y a veces son capaces de leer incluso la mente. Mañana, día 6, es un día de magia, y en GranCasa os deseamos lo mejor.

Una noche mágica: la llegada de los Reyes Magos a nuestros hogares es cuestión de horasImagen: Unsplash

Todo lo que necesitas en un solo espacio