Consejos para vivir sin plástico

Un nuevo continente se está formando en el planeta. No es consecuencia del movimiento de placas tectónicas ni de la actividad volcánica, ni siquiera la sedimentación; el culpable es el ser humano y el hecho de que no sepa vivir sin plástico. Algo en lo que queremos poner el foco a las puertas del Día Mundial del Reciclaje que se celebra el próximo 17 de mayo.

En realidad, el denominado “continente de plástico” no solo se sitúa en una única ubicación. Ocupa ya 5 grandes regiones oceánicas (océano Índico, océano Atlántico, Norte y Sur, y océano Pacífico, Norte y Sur). Se concentran en esas áreas por la acción de los “giros oceánicos” y no se pueden ver desde fotos satelitales ni a través del radar, debido a que la conforman microfragmentos de plástico con menos volumen que un grano de arroz.

Por desgracia, estos fragmentos son confundidos con plancton con mucha frecuencia y las medusas los ingieren por error, introduciendo así las toxinas de los residuos en la cadena alimenticia. Finalmente, acaba llegando a nuestro plato.

Esos pequeños trozos de plástico son el producto de la erosión de grandes residuos como botellas, redes o pajitas, pero también los producimos nosotros en el hogar y los lanzamos directamente por el desagüe. ¿Cuándo? Por ejemplo cuando lavamos nuestras prendas de nylon, de polyester, de viscosa o poliamida, o cuando hacemos uso de algunos geles exfoliantes.

Al final, el problema del plástico en los océanos va a afectar a la vida marina, y eso repercutirá en el frágil ecosistema de la Tierra y, en definitiva, en nuestra salud.

Cambiar nuestros hábitos va a ser, a largo plazo, la única solución duradera y efectiva. Hoy os vamos a dar siete consejos para vivir con menos plástico. Cada uno debemos aportar nuestro granito de arena.

  • Bolsas para la fruta: una buena forma de dar ejemplo es comprado unas bolsas de algodón para la fruta. 100% reutilizables; otros muchos te verán con ellas en el supermercado y se subirán al carro. No tiene sentido que sigamos usando bolsas y guantes de un solo uso para comprar nuestras frutas y verduras.
  • Lleva tu botella termo contigo: en el bolso, mochila o en una riñonera; estas botellas metálicas son muy prácticas porque conservan el agua fresca o el café caliente y de esa forma evitamos comprar botellas plásticas de un solo uso.
  • Usa fiambreras y evita el papel film: usa las fiambreras de plástico que ya tengas en casa y compra nuevas de cristal o metal. De esa forma evitarás usar papel film para meter las sobras a la nevera.
  • Las cápsulas de café: otro gran problema. Muchas grandes ciudades las han prohibido en edificios públicos. En tu hogar opta por la cafetera italiana o la francesa. O una chemex; pero destierra las de cápsulas.
  • Pide tus bebidas sin pajita, y si son para llevar, en vaso de cartón y sin tapa. En una heladería exige el helado en cucurucho y así no contaminarás con una cucharita de plástico de usar y tirar. Hay veces que incluso las tarrinas llevan tapas de plástico.
  • Yogures de cristal: los envases de los yogures generan infinidad de toneladas de residuos cada año. Además, si optas por los que vienen envasados en cristal, también podrás reutilizar dichos tarros para almacenar otros alimentos en la nevera o en el armario.
  • Comprar ropa de fibras naturales: como hemos comentado líneas arriba, los tejidos sintéticos como el acrílico o el polyester expulsan microplásticos al agua de la lavadora. Compra ropa de fibras naturales y utiliza prendas de algodón para hacer deporte. Por supuesto, las pinzas para tender, que sean de madera.

Como colofón, y aunque sea un consejo para aplicar una vez hayamos utilizado envoltorios o envases de un solo uso, recicla. Tómate esa pequeña molestia porque es una forma muy sencilla de disminuir los residuos plásticos en la basura orgánica.

Categorías
Salud
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio